Archive for the 'Ana Chévere y el tamaño del mundo' Category

Pronombres posesivos

Creí durante mucho tiempo aquello de que amar no tiene nada que ver con poseer. Una es capaz de tragarse ésta y otras muchas chorradas. Por más que me hiciera la dura con Obama, en realidad soy bastante crédula, y las tonterías que suenan bien son las más difíciles de desenmascarar. Hay bellas mentiras que se han convertido en best-sellers. “Ama a tu prójimo como a ti mismo” es otra de ellas.

No me malinterpretéis. No estoy justificando a la gente que elige el vestuario y las amistades de su pareja, ni a los padres que programan desde la cuna cada minuto de la vida de sus hijos. No defiendo a maltratadores. Pero no decimos mi hija, mi madre, mi amigo, mi novio por casualidad. El error está en pensar que poseer es siempre un acto egoísta, agresivo y excluyente. No hace falta ver un royalty para que una canción sea tuya. O mejor aún, vuestra.

Seguir leyendo ‘Pronombres posesivos’

Anuncios

El último autobús

El autobús es tan pequeño que mi abuela se habría negado a subir. Doña Gerar inventó la clase business mucho antes de que a nadie le hiciera falta. Era capaz de pagar dos y hasta tres billetes con tal de tener una hilera de asientos para ella sola, y los usaba todos a la vez. Se tumbaba de través, se aferraba al bolso y dedicaba el trayecto a marearse concienzudamente en cada curva, por más biodraminas que llevara en el cuerpo.

Mi abuela no le veía sentido a cambiar de lugar cuando ya se ha encontrado uno razonablemente cómodo. Para ver mundo ya tenía la tele. Y yo, que crecí creyéndome nómada, me he ido volviendo plantita. Lanzo una raíz aquí y otra allá como Spiderman sus telarañas: para no caerme, para no saltar sin red. No salgo de casa sin móvil, jamás voy a ninguna parte de donde no sepa volver. Seguir leyendo ‘El último autobús’


Otros meses

RSS Ana Chévere

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.